Cómo proteger la piel del Sol

Primero que nada, debes saber que existen 2 rayos solares potencialmente peligrosos para tu piel: los ultravioleta (UVA) y los ultravioleta B (UVB). Los primeros afectan las capas profundas de la piel, mientras que los segundos dañan las capas externas y provocan quemaduras. Para protegerte de ellos lo mejor es utilizar filtros o protectores solares, los cuales actualmente poseen distintas variantes dependiendo tu tipo de piel. 

Otros consejos para evitar los daños de los rayos del sol son:

o    Evitar la exposición desde las 10am hasta las 4pm.

o    Usar filtro solar mayor a 30 SPF aun cuando está nublado.

o    No utilizar camas bronceadoras. 

o    Usar sombrero, gafas y ropa que absorba los rayos UV.

o    Reaplicar el protector con frecuencia.

Envejecimiento cutáneo

La piel necesita del sol porque de allí obtiene vitamina D, pero desafortunadamente el 80% del envejecimiento de tu piel se debe a él. Esto sucede porque la radiación solar causa daño acumulativo que tiene efectos en el ADN celular, el tono y la aspereza de la piel, al igual que se encarga de destruir colágeno. Como resultado, la piel desarrolla arrugas profundas y manchas. 

Para evitar este problema toma como responsabilidad cuidar a tu rostro con protector solar tanto en verano como en invierno. Además, puedes encontrar una gran variedad de ellos en diferentes formatos; en aerosol, crema o polvo. 

Enfermedades 

La peor parte de los rayos UV son las potenciales enfermedades que puede provocar, algunas de ellas son: 

Psoriasis

La psoriasis es una enfermedad evolutiva que se presenta en forma de brotes, caracterizada por manchas rojas con escamas localizadas por lo general en el cuero cabelludo, los codos y las rodillas. Los expertos no saben con exactitud sus causas, pero se estima que tiene origen en un trastorno del sistema inmunológico agravado por factores genéticos y ambientales. Las personas que conviven con esta condición aseguran una mejora en la época de verano, ya que la radiación UV actúa sobre las células de la epidermis y disminuye la inflamación en las placas de psoriasis.

Dermatitis seborreica

Se desconocen las causas exactas de la dermatitis seborreica, pero se sospecha de la actividad de las glándulas sebáceas y los hongos levaduriformes llamados Malassezia que viven en la piel. La misma suele generar inflamación en ciertas partes del cuerpo y obtiene beneficios de la luz solar, aunque el calor no es su aliado y por lo tanto es necesario tomar precauciones. 

Dermatitis atópica

La dermatitis atópica, desafortunadamente, es una condición crónica y prolongada que se caracteriza por la piel seca, descamada e irritable con brotes ocasionales. En la mayoría de los casos, el individuo que la tiene también padece alergias estacionales. El sol, aunque beneficioso, puede amplificar el daño ya preexistente en la barrera cutánea de este tipo de piel. 

Guía para el Cuidado de la Piel (principiantes).
¿Quieres saber todo sobre dermocosmética? Aprende más sobre la piel y sus cuidados.. ¡estás en el lugar correcto! Entra ahora y descubre tu guía de be...

también te podría gustar.